Accidentes de coche

En 2016, más de 40,000 personas murieron en accidentes de tráfico, un 6% más que en 2015 (cuando hubo 37,757 muertes).

En un momento en que la economía se recupera, los precios de la gasolina bajan y los coches son más seguros que nunca, gracias a las nuevas tecnologías de la seguridad activa y pasiva, 2016 fue uno de los años más mortales en las carreteras americanas desde 2007, según las estadísticas del Consejo Nacional de Seguridad (National Safety Council), y accidentados, con más de 6 millones de colisiones y accidentes en total.

Muchos americanos conducen cada día como parte de su estilo de vida, ya sea conmutando al trabajo, recoger a los niños en la escuela, ir de compras o de vacaciones. Sólo en California, en el año 2016, 3680 de esas personas murieron en la carretera.

Por otra parte, más de 4.6 millones de conductores y pasajeros han necesitado tratamiento médico por heridas relacionadas con vehículos a motor. Esto representa un coste económico de billones de dólares, y por eso se han iniciado políticas de reducción de accidentes y de concienciación en la carretera.

Accidentes de coche en San Diego

En 2016, California fue el segundo Estado, después de Texas, con más muertes por accidente de vehículo a motor. Estos datos incluyen tanto coches como motocicletas, y en resumen significa que hubo más de 10 muertes por día durante ese año.

Por otra parte, se reportan anualmente entre 15,000 y 20,000 lesiones relacionadas con accidentes de tráfico. En términos generales, son entre 30 y 40 al día.

Conocer estos datos es el primer paso para extremar la precaución al volante. El Sur de California registra anualmente unos datos escalofriantes sobre accidentes y lesiones de coches, en parte debido al estado de las carreteras, la climatología, el tráfico muy denso en horas punta y la conducción temeraria. El 60% de los accidentes en el Sur de California sucede en zonas urbanas.

En 2014, la Oficina de Seguridad del Tráfico en California (California Office of Traffic Safety) reportó en el Condado de San Diego (San Diego County) un total de 19,236 casos de accidentes de coche que resultaron en muerte o lesiones, de los cuales 8,693 ocurrieron dentro de los límites de la ciudad de San Diego (el 45%).

Las estadísticas demuestran que aproximadamente el 90% de los accidentes de coche resultan en muerte o lesiones en el Sur de California.

Causas de accidentes

Las causas de accidentes más frecuentes, y que más preocupan a los conductores del Sur de California (según una encuesta de la COTS) son:

  • Las distracciones al volante (hablar por teléfono celular, enviar mensajes o e-mail, usar un navegador/GPS, ajustar la radio y comer, entre otros). Es la principal causa de accidente en California y en América en general: 1.5 de cada 4 accidentes es provocado por una distracción al volante.
    • La mitad de los conductores que reconoce haber usado el teléfono para hablar o enviar un mensaje admite haber cometido algún error conduciendo mientras usaba el teléfono.
    • Por desgracia, uno de cada cinco conductores reconoce haber usado el teléfono celular de forma habitual mientras conducía en el último mes.
  • El exceso de velocidad, que incluye no respetar las señales de tráfico en intersecciones o lugares de peligrosidad (giros en U, cruces, ceda el paso, Stop, semáforos). Un tercio de los accidentes se produce por esta causa.
  • Conducir bajo la influencia del alcohol u otras sustancias. Pese a las campañas de prevención, muchas personas siguen conduciendo tras haber bebido alcohol o consumido sustancias.
    • En California, se estableció la campaña “Reporte a los Conductores Ebrios – llame al 911” (Report Drunk Drivers – Call 911) para evitar accidentes relacionados con el alcohol.
    • No obstante, el 35% de los conductores que murieron en un accidente por causas del alcohol, tenían un nivel de alcohol por encima del límite legal.
  • Otras causas: en esta categoría se incluye el estado de la carretera, la climatología, la fatiga al volante, las imprudencias y los fallos mecánicos, entre otras.

Muchas de estas causas frecuentes se pueden prevenir, pero la responsabilidad recae en los conductores en primer lugar.

Cuándo y dónde se producen los accidentes

Los fines de semana (sábado y domingo) son los días en los que se concentra un mayor número de accidentes mortales en las carreteras del Condado de San Diego y el Sur de California. La mayoría de estos accidentes mortales suceden entre mediodía y medianoche, con especial peligrosidad por la hora punta de la tarde-noche (entre las 5 p.m. y las 9 p.m.), que es cuando ocurre el 60% de todas las colisiones.

En cambio, los días entre semana (de lunes a viernes) son los que concentran la mayor parte de accidentes no mortales, pero que implican lesiones.

Septiembre, octubre y noviembre son los meses con mayor mortalidad en la carretera, y enero, febrero y marzo, los que menos, de acuerdo con los datos de la California Highway Patrol.

Tipos de accidentes más comunes

Los tipos de colisiones y accidentes más frecuentes son:

  • Colisión trasera (el 40% de todos los accidentes: hay una colisión trasera cada 8-10 segundos en Estados Unidos, el tiempo que tardas en leer esta frase).
    • Muchas de estas colisiones son debido a distracciones al volante.
  • Colisión lateral (por cambio de carril, giros, intersecciones, etc. Son el 30%)
  • Colisión con objeto (15%)
  • Colisión frontal (9%)
  • Vueltas de campana (3%)
  • Motocicleta o peatón (2%)
  • Otros (1%)

Lesiones relacionadas con los accidentes de coche

Cada accidente es único en sus circunstancias, y también en sus efectos para las personas involucradas en ellos. Cualquier colisión entre vehículos puede tener consecuencias en todo el cuerpo, pero hay unos casos que se repiten habitualmente, teniendo en cuenta los tipos de accidentes más frecuentes vistos arriba. Aunque aquí las resumimos, es importante obtener información específica de un médico.

  • Lesiones en la espalda y el cuello

Aunque la mayoría de las colisiones traseras implican impactos que ocurren a menos de 10 mph, pueden causar lesiones a largo plazo en la columna vertebral, el cuello, la cara, el cerebro y las rodillas. No es de extrañar que las colisiones traseras también sean conocidas por “accidentes de traumatismo cervical” o “colisiones de latigazo”. Estudios demuestran que no es necesaria una alta velocidad para estas lesiones. En estos casos, además, el daño real es causado por la sorpresa. Cuando la persona es completamente inconsciente, no tienen tiempo para prepararse, haciendo que el cuello se doble demasiado en el impacto.

El movimiento súbito de la cabeza y el cuello (como por ejemplo desde una colisión trasera) puede causar daños graves en los músculos del cuello y los ligamentos. Generalizado dolor de cuello e hinchazón son comunes. Algunos pacientes, en casos más graves, pueden sufrir daños en la médula espinal, los nervios, el control motriz o la parálisis.

  • Lesiones de cabeza y cerebro

Son muy graves, en general. Una contusión en la cabeza puede causar lesiones cerebrales traumáticas, desde conmoción hasta problemas cognitivos o parálisis, fractura de cráneo, pérdida de audición y problemas de visión.

  • Lesiones en el pecho

Las lesiones en el pecho pueden incluir costillas rotas, pulmones colapsados, y para personas con problemas cardíacos pueden sufrir una parada cardíaca por un accidente traumático. El sangrado interno o el daño en órganos internos requiere atención médica inmediata.

  • Huesos rotos y quemaduras

En una colisión, cualquier hueso del cuerpo está en riesgo de fractura, pero brazos, piernas, muñecas y cuello son los más frecuentes.

En California, las quemaduras son una lesión habitual en un accidente, por culpa de la fricción entre vehículos o con el asfalto (quemaduras de primer, segundo y tercer grado).

  • Cortes, laceraciones y amputaciones

Los cortes y laceraciones por contacto con piezas, cristales rotos o metal son habituales en colisiones de tráfico, y requieren atención rápida para evitar complicaciones.

En accidentes muy gravosos, se puede perder alguna extremidad al quedar atrapado en un vehículo destrozado, o las lesiones sufridas pueden implicar amputación posterior.

¿Qué hacer tras un accidente de coche?

Cuando ocurre un accidente de tráfico, y se ve involucrado de alguna forma, debe iniciar un protocolo de actuación. En primer lugar, y aunque es difícil en un momento traumático, permanecer en calma. Si hay heridos graves, llame a la ambulancia. Si no, lo mejor es que mueva el coche y lo aparte del tráfico. Si no puede mover el auto, utilice lo que tenga para señalizar el accidente: conos, triángulos, luces, etc. y así evitar que otros tengan un accidente a continuación. Sea como sea, quédese donde está: la ley de California obliga a permanecer en el lugar tras un accidente.

Además de la ambulancia, se debe notificar a la policía o a la California Highway Patrol para que hagan el reporte de accidentes, en especial si ha habido heridos, teniendo en cuenta que cuando hay heridos se generan importantes indemnizaciones, por lo que el reporte que realice la policía será fundamental para las reclamaciones posteriores.

Cosas a recordar: recuerde mantener la calma, no hacer acusaciones en voz alta, no admitir la culpa aunque la tenga, no firme ningún documento que no sea de la policía y, si puede, tome nota de lo que ha pasado por si se le olvida. Ante cualquier duda, lo mejor será contactar con un abogado profesional que le ayude a conocer sus derechos y sus posibilidades de obtener una compensación, dependiendo de la culpa del accidente. En algunos casos, estas reclamaciones acaban en una corte de justicia, con lo que contar con un buen abogado es esencial.

Tras un accidente de coche, en especial si hay heridos, incurrirá en unos altos costes médicos, personales y materiales. Sólo un abogado experto le ayudará a conseguir una compensación por ellos, sea en forma de fallo a su favor o en acuerdo entre partes.

¿De quién es la culpa?

Respecto a la negligencia en vehículos de motor, la Ley de California estipula que la ciudadanía use un “cuidado razonable” al conducir. Ello significa que:

                 Los conductores estén al pendiente de peatones, obstáculos y otros vehículos; también deben de controlar el movimiento y velocidad de sus vehículos.

El mal uso del cuidado razonable al conducir un vehículo se tipifica como negligencia (Consejo Judicial de la Instrucción del Jurado Civil de California 700)

En general, la responsabilidad del accidente de coche la determinan las circunstancias primero, y el informe de la policía después, tras el análisis de la situación y las declaraciones de los implicados. Ese informe policial sirve para reconstruir los hechos del accidente. A menudo, la culpa es compartida en un cierto %, y la responsabilidad de distribuye de la misma forma.

Sin embargo, en muchos casos, por ejemplo, en colisiones traseras, casi siempre es culpa del conductor que golpea al otro por detrás. En colisiones con derecho de paso, la culpa suele ser del que gira o no lo respeta, o se salta un semáforo.

Las compañías aseguradoras

Según el Instituto de Información de Seguros (Institute of Insurance Information), las reclamaciones de responsabilidad por daños cuestan al automovilista de promedio $3,290 al año. La reclamación promedio de lesiones corporales fue $16,640, mientras que el promedio de reclamo de seguro de colisión fue $3,160. Son cantidades que aumentan cada año.

Tratar con las compañías aseguradoras es una de las consecuencias más complicadas de haber tenido un accidente de coche. La tendencia de las compañías aseguradoras es resolver el pago del accidente lo antes posible y por una cantidad de indemnización tan inferior como les sea posible, siempre menos de lo que justamente merece.

Sin el consejo de un abogado especializado, es muy difícil saber a cuánto dinero en indemnizaciones tiene derecho y cómo conseguir cobrar. Por eso, es bueno hablar con un abogado experto antes de contactar la compañía aseguradora del otro conductor, en los casos en que la culpa del accidente sea de él. Es la única forma de conseguir un acuerdo justo que incluya todos los gastos perdidos debido al accidente, tanto los daños materiales, como los gastos médicos, como el sueldo perdido por tener que coger una baja médica del trabajo.

Recuerde: cualquier cosa que diga podrá ser utilizada en su contra, y a menudo las compañías aseguradoras graban la llamada o le piden declaración grabada por teléfono. A veces, será necesario pelear en una corte de justicia por recuperar lo que se le debe en una compensación justa. Usted no planeó verse involucrado en un accidente de coche, pero con las estadísticas actuales, podría pasarle y, como un buen seguro, es bueno estar preparado con un profesional de confianza.