Accidentes de motocicleta

En el año 2015, en Estados Unidos, según datos del Departamento de Transporte:

  • Un total de 4,976 personas murieron en accidentes de motocicleta
    • Representando un 14% de todas las muertes en accidentes de tráfico.
  • Un total de 88,000 personas resultaron heridas en accidentes.
    • Representando un 4% de todas las lesiones por accidentes de tráfico.
    • Este número sólo indica las lesiones reportadas en un hospital o por la policía.
  • Los motoristas tuvieron hasta 29 veces más posibilidades de morir por cada milla viajada, que ocupantes de coche, y hasta 5 veces más posibilidades de resultar lesionados.
  • Más de la mitad de los accidentes de motocicleta (60%) tuvieron involucrado al menos otro vehículo de motor o múltiples vehículos.
  • En Estados Unidos circulan, al año, más de 6 millones de motocicletas (privadas y comerciales).
    • Más de 000 sólo en California, una gran parte de ellas en los condados del Sur de California.

San Diego, con una climatología benévola (un invierno más corto y suave), sus carreteras y los precios de la gasolina, es un lugar que parece ideal para conducir una motocicleta, tanto si es para trabajo como para hobby personal, pero esta opción puede ser peligrosa o incluso mortal. Al compartir las carreteras con otros vehículos medianos o grandes como camiones, así como otros factores, los motoristas asumen un riesgo muy elevado, mucho más que otros vehículos a motor, por lo que es muy importante conocer la normativa de California para motocicletas, estar atento a los riesgos y conducir siempre con precaución.

De las estadísticas mencionadas anteriormente, a California le corresponden más de 460 muertes y 11.000 accidentes con lesiones (según la California Highway Patrol), considerándose California uno de los Estados con datos más tristes, sólo por detrás de Florida. Muchos de estos accidentes se repartieron entre los condados del sur de la siguiente forma:

  • Condado de Orange – 989
  • Condado de Riverside – 627
  • Condado de Los Ángeles – 3,509
  • Condado de San Bernardino – 525
  • Condado de San Diego – 1,285

Los grupos de edad que más se vieron involucrados en estos accidentes son motoristas y pasajeros de entre 15 y 34 años de edad, aunque la mortalidad es superior en grupos de edad a partir de 40 años. Los meses de verano (de mayo a septiembre, destacando julio) son los que tienen una mayor accidentalidad y siniestralidad.

Causas de accidentes de motocicleta

De acuerdo con distintas encuestas y estudios, incluidos los datos del sistema SWITRS de la California Highway Patrol, cuando el accidente es culpa del motorista, los principales factores que más contribuyen son:

  • Velocidad insegura / exceso de velocidad
  • Conducción bajo la influencia del alcohol o drogas
  • Conducción en el lado o carril equivocado de la carretera
  • Adelantamientos inseguros
  • Giros incorrectos
  • Errores al ceder el paso
  • Malas condiciones meteorológicas (lluvia, niebla, visibilidad)
  • Malas condiciones de la carretera (señalización, debris, agujeros)

Sin embargo, estos factores sólo cubren la mitad de los accidentes. La otra mitad, y a veces incluso más, son accidentes causados por culpa del conductor de otro vehículo. Muchos de estos devastadores accidentes ocurren debido a conductores negligentes.

La causa más frecuente en esos casos es la decisión del conductor del automóvil de dar un giro a la izquierda delante de una motocicleta que se aproxima. Es el fallo del conductor el que provoca el accidente, pero desde que el motociclista golpea el coche, la industria de seguros altera la estadística para sugerir que la mayoría de los accidentes son causados ​​por motociclistas negligentes, cuando la realidad no es así.

La otra cara de la realidad es ésta:

  • En 2015, el 27% de los conductores de motocicleta con lesiones mortales conducían sin una licencia válida.
  • Por otra parte, el 37% de los motoristas que murieron en accidentes en California no llevaban casco.
  • El 28% de los motociclistas muertos en 2015 tenía una concentración de alcohol en sangre (BAC) igual o superior a 0.08 por ciento. Uno de cada cuatro conductores que murió.
    • La mitad de los motociclistas con tasa de alcohol igual o superior a 0.08 (el 49%) murió en un accidente de noche (de 9pm a 6am)
    • Dos tercios de los accidentes con motociclistas con tasa de alcohol fueron accidentes de un solo vehículo, sin otros vehículos involucrados.

Finalmente, cerca de la mitad (48%) de las muertes de motociclistas en 2015 ocurrieron en carreteras principales distintas de las interestatales y autopistas. Las muertes son más probables de ocurrir en áreas urbanas que rurales (49% contra 41%).

Consecuencias de accidentes de motocicleta

Según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), las motocicletas son menos estables y menos visibles que los coches, y pueden alcanzar altas velocidades más rápido. Sin embargo, cuando una motocicleta colisiona, su conductor no dispone de la protección de un auto cerrado, por lo que tiene muchas más posibilidades de resultar herido o muerto ante las fuerzas externas de un accidente, en especial contra otro vehículo.

Las víctimas de accidentes de motocicleta a menudo sufren lesiones graves y permanentes. Entre las consecuencias y lesiones más frecuentes de un accidente de motocicleta están:

  • Fracturas o huesos rotos: cualquier parte del cuerpo puede sufrir una fractura en un accidente de motocicleta, aunque los más frecuentes son las extremidades, la clavícula, las costillas y la cabeza.
    • Pueden producirse traumatismos internos en órganos.
  • Quemaduras y abrasiones: son provocadas por el hecho de que el motorista o su pasajero van desprotegidos, y al caer o ser arrojados de la motocicleta, pueden deslizarse por la carretera. Las quemaduras son dolorosas, suelen dejar cicatrices y pueden requerir injertos de piel.
    • Pueden ocurrir quemaduras incluso estando equipados con equipamiento de calidad o cuero protector.
  • Lesiones de espalda o médula ósea: la caída de la motocicleta por accidente puede provocar lesiones en cuello y columna vertebral, y estas lesiones tienen graves consecuencias, como el dolor crónico, la postura desalineada, parálisis o incapacidad permanente o incluso la muerte.
  • Traumatismo craneal o cerebral: las contusiones, fracturas craneales o los traumatismos en la cabeza son muy graves y pueden tener consecuencias para toda la vida, como parálisis, pérdida del control de las extremidades o discapacidades motrices.

  • Llevar casco homologado por alguno de los estándares disponibles en Estados Unidos (por el Departamento de Transporte DOT o por Snell) es una gran protección, aunque no garantiza al 100% que no se sufran lesiones en la cabeza.
  • En algunos Estados actualmente no es obligatorio llevar casco o la ley no lo indica, en California sí es obligatorio llevar casco en todos los casos y para todas las edades de motociclistas (ver imagen lateral; fuente: Wikipedia).

Las estadísticas demuestran que conducir una motocicleta puede ser peligroso, por lo que es importante hacerlo con precaución y responsabilidad.

Tener un accidente de motocicleta y recibir lesiones implicará recibir tratamiento médico, quizá incluso hospitalización, y durante ese tiempo quizá no sea posible trabajar. Es una situación traumática que afecta a la familia entera y que puede cambiar la vida de una o varias personas para siempre.

Un accidente de motocicleta puede tener estos costes, entre otros:

  • El coste de las reparaciones materiales de la motocicleta
  • Coste del tratamiento médico
  • Coste de la hospitalización
  • Coste de la rehabilitación
  • Pérdida de sueldo de trabajo por baja médica
  • El dolor físico y emocional para la persona y para la familia

Conseguir una compensación por estos costes no siempre es fácil, por eso es importante contar con la ayuda de un abogado profesional que se ocupe de la negociación con las compañías aseguradoras, luche por sus derechos a la hora de establecer la culpa y la responsabilidad del accidente, y le consiga una retribución económica justa por el accidente sufrido. Las compañías aseguradoras intentarán pagar el mínimo posible, y aceptar el trato sin conocer la realidad o sin que un profesional negocie por usted puede ser un error irreversible.

Las estadísticas indican que los motoristas presentan una reclamación a la compañía aseguradora cada 17.9 años, de acuerdo con Fox News. Eso puede parecer mucho, pero en realidad significa que cuando un motorista alcance los 34 años de edad, si empezó a conducir a los 16, ya habrá tenido una colisión que implique una reclamación a una compañía aseguradora (un accidente). Cuando llegue a la edad de 70 años, habrá puesto 3 reclamaciones por accidentes como mínimo a lo largo de su vida de conductor.

Incluso si una negligencia al volante ha causado la muerte a una persona, su familia tiene derecho a demandar una indemnización por la muerte injusta de un ser querido. Por eso es importante conocer los derechos y las posibilidades de llevar un caso hasta las últimas consecuencias a una corte de justicia, si es necesario.