Demandas por Reemplazos de Cadera

Hay más de 2.5 millones de americanos que viven con una prótesis de cadera artificial, de acuerdo con la información de la Asociación Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS), una cifra que ha aumentado de forma dramática debido a que el número de operaciones anuales se ha más que duplicado entre los años 2000 y 2010 (de 138,000 operaciones a 326,100) para personas de 45 años de edad o más.

Los estudios demuestran que cada vez más personas jóvenes se someten a operación de reemplazo de cadera (fuente: CDC), en contraposición esta cirugía ha disminuido en grupos de edad de personas mayores. Se espera que se mantenga la tendencia creciente en el número total de operaciones al año.

Cirugía de reemplazo de cadera

La cirugía de reemplazo de cadera en general se lleva a cabo para disminuir el dolor y mejorar la movilidad en los pacientes con daños de cadera severos causados por la artritis, una fractura, una lesión traumática, un accidente, una caída o cualquier otra enfermedad que afecta a huesos o articulaciones.

Existen tres tipos principales de procedimientos de reemplazo:

  • El reemplazo total de cadera requiere que se quite la articulación total de la cadera (bola, cavidad y cuello femoral) y que se reemplace con componentes protésicos (artificiales).
  • En el reemplazo parcial de cadera, solo se reemplaza la cabeza femoral (o bola).
  • Finalmente, el revestimiento de la cadera es un procedimiento en el que solamente la cavidad (o copa) se reemplaza y la superficie de la bola es remodelada y recubierta con un componente de metal redondeado.

Complicaciones de los reemplazos de cadera

Los reemplazos de cadera están hechos, por lo general, de distintos materiales, aunque los más habituales son plástico, cerámica, y metal. Sin embargo,  en los últimos años, las caderas de metal sobre metal se volvieron más populares. La durabilidad de dichos dispositivos creó una esperanza de que estos implantes fueran a durar más tiempo y a brindarles a los pacientes más jóvenes y más activos mayor movilidad durante periodos de tiempo más largos.

La FDA eliminó muchos reemplazos problemáticos de cadera a través de un proceso conocido como el programa 510 (k). El programa 510 (k) permite a los fabricantes vender sus dispositivos siempre que puedan demostrar que un dispositivo “sustancialmente equivalente” ya está en el mercado.

A veces, los productos de cadera aprobados están basados en productos que más tarde fueron removidos o retirados del mercado de implantes de cadera. Debido a que el 510 (k) no requiere rigurosos estudios de seguridad y ensayos, aumenta la posibilidad de que los pacientes pueden recibir dispositivos defectuosos o ineficaces.

En consecuencia, la FDA celebró en Junio de 2012 una conferencia para discutir los efectos secundarios potenciales que se habían vinculado a estos dispositivos. Como resultado, muchos pacientes de reemplazos de cadera de metal se llevaron las manos a la cabeza. De acuerdo a la FDA, las partes totalmente metálicas de estos sistemas crean una fricción entre ellas que libera fragmentos de metal en el torrente sanguíneo. Estos iones metálicos y partículas alrededor del implante pueden llegar a la sangre y crear complicaciones en todo el cuerpo del paciente.

En estos casos, las secuelas de la metalosis (o reacción alérgica al metal) del paciente pueden ser graves. La FDA recomienda que cualquier paciente que ha sido equipado con un dispositivo de reemplazo de cadera totalmente metálico esté atento a estos síntomas:

  • Cambios en los hábitos urinarios
  • Debilidad
  • Aumento de peso
  • Entumecimiento
  • Sensación de frío
  • Falta de aliento
  • Cansancio o debilidad
  • Dolor en el pecho
  • Cambios en la visión o el oído

En caso de experimentar algunos de estos síntomas, es crucial buscar atención médica lo antes posible y luego ponerse en contacto con un abogado profesional, porque podría tener derecho a solicitar una reclamación. Continúe leyendo para saber por qué.

Muchas de estas consecuencias para la salud del paciente (metalosis, formación de pseudotumores, envenenamiento, osteólisis, disolución del hueso, muerte prematura de los tejidos, dolor, infección, fractura, sensibilidad, dislocación, hinchazón, desprendimiento y otras complicaciones graves) van a necesitar una nueva operación de cirugía correctiva o de nuevo reemplazo de cadera.

La cirugía correctiva se lleva a cabo para reemplazar los implantes de cadera artificial que han fallado o que se han dañado, aliviar el dolor y restaurar la función de las caderas del paciente. Lamentablemente, la cirugía correctiva de cadera es un procedimiento difícil, costoso y que lleva tiempo y en general hay que quitar más huesos a fin de poder reemplazar el implante anterior.

Identificar la marca y modelo de su reemplazo de cadera

Si usted es como la mayoría de los receptores de los implantes de cadera de metal sobre metal, es probable que no sepa la marca de la cadera artificial que recibió. Cuando se retira del mercado un dispositivo médico, a menudo los médicos son responsables de informar a los pacientes que recibieron un producto afectado por la retirada del mercado. Sin embargo, algunas personas pasan inadvertidas y los médicos podrían no lograr localizarlas. Afortunadamente, existen algunos pasos a seguir para que los pacientes identifiquen la marca y el modelo del implante de cadera de metal sobre metal.

  • Su médico debería poder identificar la cadera que usted recibió. El historial médico de su cirujano y/o hospital en donde se realizó el reemplazo de cadera debería contener la información que lo ayudará a determinar la identidad del dispositivo. Usted debe buscar el nombre del fabricante, el nombre del producto, el número del modelo y el número del lote.
  • Algunos pacientes reciben, tras la cirugía, una credencial de identificación médica que podría mencionar la marca y modelo del implante.
  • Lo más probable es que su aseguradora médica haya cubierto por lo menos parte del costo de la cirugía de reemplazo de cadera. La información de facturación que recibió de la compañía de seguros deberá indicar el tipo de implante utilizado. Si no cuenta con esta información, por lo general puede obtener el registro de facturación si llama a la aseguradora.
  • Un abogado experto en implantes de cadera puede proporcionarle más información acerca de la correcta identificación del dispositivo.

Prótesis de cadera retiradas del mercado

Desde el año 2008, ha habido muchas retiradas del mercado de dispositivos de metal sobre metal, por motivos como productos defectuosos, complicaciones en la fabricación, fallos, problemas de salud derivados y demás. Esto demuestra que no se trata de ninguna coincidencia ni casos aislados, sino que son problemas generales.

Dos de los fabricantes de dispositivos médicos más grandes del mundo, Stryker Orthopedics y Depuy (una división de Johnson & Johnson), han retirado del mercado algunos de sus dispositivos de implante de cadera más populares, luego de que se hallaran tasas altas de falla prematura, defectos, taras y otras complicaciones graves de salud relacionadas con los dispositivos de cadera de metal sobre metal.

El 6 de julio de 2012, se solicitó la retirada del mercado de la cadera Stryker para dos sistemas de reemplazo de cadera, luego de que los datos mostraron que los vástagos femorales podrían causar reacciones del tejido local que se podrían manifestar a través de dolor, hinchazón, infección y metalosis:

  • Stryker Rejuvenate
    • Modelos hasta 2012
  • Stryker ABG II

El 24 de agosto de 2010, se anunció la retirada del mercado de la cadera Depuy a nivel mundial, para el sistema de revestimiento de cadera, luego de que los datos mostraron que ambos sistemas de reemplazo de cadera Depuy tenían tasas de falla extremadamente altas:

  • Depuy ASR
    • Modelos anteriores a 2010
  • Depuy Acetabular ASR XL

Otras marcas y modelos retirados incluyen:

  • Smith & Nephew R3 Acetabular
  • Smith & Nephew SMF & Modular Redapt
    • Modelos Smith & Nephew instalados entre Octubre 2008 y Julio 2016
  • Wright Conserve
  • Wright Profemur
  • Biomet M2A Magnum
  • Zimmer Durom Cup Acetabular
    • Dejada de fabricar permanentemente en 2008-2010

A pesar de estas retiradas del mercado, otros implantes de cadera de metal sobre metal todavía están disponibles. Estas empresas fabricantes de prótesis gastan muy poco en investigación (el 5%, por comparación las farmacéuticas gastan un 20%, a pesar de sus billones de $ en ganancias) lo cual implica que se diseñan productos defectuosos.

Hay que pensar que algunas empresas, como DePuy, han argumentado que retiraron los productos por una caída de ventas, en lugar de por defectos. Pero lo cierto es que la caída de ventas empezó cuando los cirujanos tuvieron los primeros problemas con esos implantes.

Demandas de implantes de reemplazo de cadera

En los últimos años se han iniciado miles de demandas judiciales por la retirada del mercado de cualquiera de estos productos de reemplazo de cadera. Las empresas fabricantes:

  • Están obligadas a ofrecer productos de calidad, seguros y garantizados, y probados adecuadamente antes del lanzamiento al mercado
  • Si hay riesgo asociado con sus productos, están obligadas a informar al público.
  • En caso de fallo o defecto, están obligadas a responder por daños y perjuicios

Si usted tiene un implante de cadera de metal sobre metal, ya sea que haya sido retirada del mercado o no, podría tener derecho a una indemnización presentando una demanda por la cadera Stryker, la cadera Depuy, por la cadera Biomet, por la cadera Smith & Nephew o por la cadera Wright.

Una persona que ha sufrido por un producto defectuoso podría reclamar dinero por:

  • Costes médicos (un reemplazo de cadera nuevo puede costar hasta $100,000)
  • Servicios de cuidados o residencia de rehabilitación
  • Salarios perdidos por no poder trabajar
  • Dolor y sufrimiento físico, mental y emocional
  • Compensación por conducta irresponsable o maliciosa de la compañía fabricante del implante

Presentar una demanda de responsabilidad civil por una lesión sufrida a causa de un implante de cadera de metal sobre metal es una tarea compleja, y se requiere la asistencia de un abogado experto en este tipo de casos frente a una corte de justicia. A tener en cuenta:

  • No acepte enseguida: algunas empresas involucradas en la retirada del mercado de implantes de cadera han creado programas para resarcir a los pacientes por cirugías defectuosas. No obstante, dichos programas podrían no resarcir todos los daños, entre ellos los físicos y psicológicos. Consulte a su abogado antes de firmar algo, porque si firma podría perder derechos en su demanda.
  • No se fíe de la Línea de Ayuda de Dispositivos: algunos fabricantes de dispositivos han establecido “líneas de ayuda” telefónica o por e-mail ostensiblemente a fin de proporcionar información a pacientes con implantes de cadera que fueron retiradas del mercado. Sin embargo, debe estar al tanto de que toda información que usted revele durante dicha llamada podrá utilizarse como prueba en una demanda posterior. Consulte a su abogado antes de contactar al fabricante del dispositivo, lo haga como lo haga.
  • Asegúrese de conservar las pruebas: si ha programado una cirugía correctiva, el dispositivo extraído original (defectuoso o problemático) será prueba fundamental en una posible demanda. Los jueces en algunos litigios de cadera incluso han establecido procedimientos específicos para preservar estas pruebas hasta el final del caso. De ser posible, consulte con un abogado antes de su cirugía correctiva para asegurarse de que su dispositivo y las demás pruebas se guarden de forma adecuada por parte del personal médico. La misma precaución se aplica si el fabricante del dispositivo intenta acceder a su historial médico para procesar su demanda.
  • Cuanto antes hable con un abogado, mejor, porque en algunos casos la ley establece un plazo legal durante el cual se pueden presentar reclamaciones por daños y perjuicios. Si espera, podría perder sus derechos.