Mordeduras de perro

El censo actual en Estados Unidos es de entre 80 y 90 millones de perros. Según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), aproximadamente 4,5 millones de mordeduras de perros ocurren en los Estados Unidos cada año, y 900,000 de esas mordeduras se infectan. Eso significa que 1 de cada 72 personas será mordida por un perro.

Por otra parte, se reportaron 31 muertes relacionadas con mordeduras de perro en el año 2016. California fue el Estado donde más de estas muertes se produjeron, con 6 muertes, seguida de Texas, Florida y North Carolina, con 3 muertes. Desde el año 2005 se han producido 392 muertes en total, muchas de las cuales niños, en especial de 5 a 9 años, como se puede ver en el gráfico a continuación.

Estadísticas rápidas:

  • La mitad de las mordeduras de perro ocurren en casa, con perros familiares de las víctimas.
  • La ciudad de Los Angeles, California, tuvo en el año 2016 un total de 80 ataques de perro a carteros y personal del US Postal Service, de los 6,750 ataques a carteros que hubo en todo el país.
  • Casi 30,000 personas tuvieron que someterse a cirugía reconstructiva tras una mordedura de perro en el año 2016.
  • El coste promedio de una hospitalización por mordedura de perro es de $18,200, un 50% superior al promedio por una estancia por heridas o lesiones.
  • Se hospitalizan a más de 1,000 personas al día por heridas relacionadas con perros, más de 368,000 en un año.
  • Estos accidentes ocurren hasta 4 veces más en zonas rurales.

Mordeduras de perro en California

Las mordeduras de perro y otras lesiones relacionadas con perros representaron más de un tercio de todos los dólares de reclamación de responsabilidad de seguro de vivienda pagados en 2016, costando más de $600 millones.

En 2016, California ocupó el #1 del ranking de Estados con más reclamaciones presentadas (1,934, por las 1,325 de Florida, por ejemplo, número #2 del ranking), y también tuvo una de las mayores cuantías promedio por reclamación, superior al promedio nacional, muchas de ellas en San Diego.

El total de dinero pagado por reclamaciones ha aumentado un 85,8% desde el año 2003 (se pagaron $324.2 millones) hasta 2016 (se pagaron $612.15 millones). Esto es debido al aumento de los costes médicos, así como la cuantía de los acuerdos, los juicios y los laudos de jurado otorgados a los demandantes, que van en aumento.

Razas peligrosas

En esencia, los perros son animales salvajes con instintos naturales. La mayoría de perros son entrenados y domesticados para ser mascotas seguras y amistosas, pero a veces puede surgir un instinto peligroso o agresivo incluso para las personas más cercanas o familiares al animal. Ciertas razas son fácilmente provocadas o más agresivas de forma natural, entre ellas:

  • Pitbulls: son los responsables del 71% de las muertes por ataques de perro en cualquier año entre 2005 y 2016. 3 de cada 4 ataques proceden de un perro de esta raza, que puede ser entrenada pero es proclive a la agresividad, en especial machos adultos sin esterilizar o que son animados por sus dueños a actuar con agresividad.
  • Rottweilers: son la siguiente raza en agresividad y número de ataques. Son grandes y pueden ser muy peligrosos para niños, porque tienen la misma altura respecto a su cara.
  • German Sheperds (Pastor Alemán): Suelen ser perros de seguridad en aeropuertos, brigadas K9 y policía. Son buenos guardianes, pero pueden responder con agresividad si perciben (o imaginan) una amenaza.
  • Boxers: Aunque dóciles si se entrenan, son perros fuertes, a veces empleados en peleas, capaces de actuar con mucha violencia.
  • Otras razas: labradores, huskies y malamutes, bulldog americano, dobermans, chow chows, híbridos (mezcla de razas).

¿Por qué muerden los perros?

Es la pregunta básica para empezar. ¿Por qué mordió un perro?

  • Los perros muerden como una reacción a una situación estresante.
  • Pueden estar asustados o amenazados.
  • Para protegerse, sus cachorros, sus dueños o su territorio, o objetos (agua, comida, juguetes).
  • No se sienten bien o están asustados.
  • Pueden pellizcar o morder durante el juego (por lo que debe evitarse el juego brusco para asegurarse de que no excita excesivamente a su animal).
  • Reacción a una acción de una persona (pisar la cola, las patas, estirar pelo, tocarlo).
  • Como ataque a otra persona que también lleva perro, agresivo o no.

Hay que tener presente esta información si se encuentra alrededor de un perro, para reconocer una posible situación de mordedura más rápidamente.

Heridas frecuentes de mordeduras de perro

Las mordeduras de perros son peligrosas, no sólo debido a la rabia y otras enfermedades de transmisión por saliva o sangre, sino también debido a lesiones físicas graves que pueden tener consecuencias a largo plazo. Entre las heridas más frecuentes:

  • Abrasiones, laceraciones y perforaciones en la piel. Son las más comunes, debido a la mordedura en sí. Requieren atención médica inmediata, tienen curación larga, pueden dejar cicatrices o marcas que necesiten de injertos de piel en algunos casos. Su curación puede ser muy dolorosa.
  • Fracturas o roturas de huesos o ligamentos. Las mordeduras de perro pueden romper huesos de cualquier animal o persona, porque sus mandíbulas son fuertes y están preparadas para morder. En muchos casos, los perros se agarran a las extremidades de las personas y pueden causar graves daños. También pueden agarrar y fracturar el cráneo entero de un niño si está a su altura. Si un perro alcanza el cuello de una persona, puede cortar arterias y causar la muerte.
  • Esguinces y dislocaciones. La tensión de una mordedura puede provocar movimientos involuntarios dañinos, esguinces, dislocaciones o deformaciones. En caso de niños, pueden caer o ser golpeados al ser lanzados por perros grandes. El dolor y los traumatismos causados por éstas heridas pueden ser muy graves.

Las leyes de mordeduras de perro en California

Según el Código Civil de California, el dueño de un perro es responsable por los daños sufridos por cualquier persona que es mordida por el perro, mientras que sea en un lugar público o se halle legalmente en un lugar privado, incluyendo la propiedad del dueño del perro.

Se entiende que el dueño del perro es responsable de evitar que su animal dañe a otras personas. Si un perro daña a alguien, el dueño probablemente tendrá que reembolsar a la víctima por gastos médicos, tiempo perdido de trabajo, y dolor y sufrimiento. La póliza de seguro de la casa del propietario puede cubrir los costes, incluso si la lesión ocurre fuera de la propiedad del propietario. El propietario del perro también puede ser obligado a tomar medidas para evitar otro incidente y, en los casos más graves, tener que sacrificar al perro. Un propietario que actúa de manera negligente, imprudente o deliberada, permitiendo que un perro agresivo se suelte alrededor de los niños, por ejemplo, puede enfrentarse a una multa o incluso a una sentencia de cárcel.

Reclamaciones por mordeduras de perro

Si usted o un familiar ha sufrido un ataque o mordedura de perro, puede presentar una reclamación por daños y perjuicios contra el propietario de ese perro, y obtener una cuantía de compensación en un acuerdo con la compañía aseguradora del propietario del perro, o en algunos casos, tras una demanda judicial. Para eso necesitará la ayuda de un abogado que evalúe sus derechos y le asista en la comunicación con el propietario del perro, las compañías aseguradoras y, en caso de ser necesario, los tribunales.

Entre los daños resarcibles están:

  • Tratamientos médicos, hospitalizaciones, terapias físicas, psicológicas o psiquiátricas, gastos odontológicos, cirugía plástica o estética, cicatrices o desfiguraciones.
  • Pérdidas pasadas y futuras de ingresos (por la pérdida de capacidad laboral o el tiempo perdido en el trabajo.
  • Pérdida del disfrute de la vida y las actividades previstas/planeadas.
  • Todo el dolor pasado y futuro, sufrimiento, angustia emocional e inconvenientes.
  • Muerte, por aquellos casos en que ocurre por desgracia
  • Cualquier otro daño cubierto por las leyes de California

Para negociar su reclamación o presentar una demanda judicial por daños o perjuicios por mordeduras de perro, es muy importante contar con el apoyo profesional de un abogado experto en estas demandas, para tener asesoramiento durante el proceso y aspirar a la máxima compensación económica posible tras el accidente sufrido con un perro.