Resbalones y caídas

Las estadísticas de resbalones y caídas en Estados Unidos son dolorosas: las caídas son una de las causas principales de muerte accidental (no intencional), con más de 32.000 muertes registradas en el año 2014, de acuerdo con los datos del National Safety Council (NSC) y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). Los resbalones y caídas son, en general, la segunda causa de muerte tras los accidentes de vehículos a motor.

En el lugar de trabajo, los resbalones y caídas son la primera causa de días perdidos de trabajo por lesiones y la causa principal de accidente de trabajo para personas mayores de 55 años. Las industrias de servicios, comercios mayoristas y minoristas representaron más del 60% de las lesiones que resultaron de caídas en el mismo nivel, mientras que el sector manufacturero por sí solo representó el 16% de las lesiones que resultaron de caídas en el mismo nivel.

  • El 22% de los resbalones y caídas en el trabajo resultaron en un promedio de más de 31 días de ausencia en el trabajo (datos del US Bureau of Labor, 2012).
  • El coste de los resbalones y caídas para el mercado de trabajo está calculado en más o menos $8 billones de dólares al año (NSC, 2016).

En el hogar, el riesgo de resbalones y caídas representa la mitad de las muertes accidentales en casa.

  • Casi 8 millones de visitas a urgencias hospitalarias son debido a caídas, con lo que ésta es la causa principal de visitas a centros médicos (un 21,3%).
  • 1 de cada 3 personas mayores de 65 años sufrirá un resbalón y caída en Estados Unidos a lo largo del año. Hay un 50% de posibilidades que ya hubiese caído con anterioridad.
    • Más de 25,500 muertes de personas mayores de 65 años son por esta causa cada año. Es la segunda causa de muerte entre este colectivo.
    • 5 millones de estas personas tuvieron que acudir o llamar a emergencias (2013).
      • 734,000 de ellas fueron ingresadas en el hospital
    • Las caídas causan el 87% de las fracturas óseas en este colectivo, la mitad de los cuales no podrá volver a vivir de forma independiente tras la caída.
      • En concreto, 250,000 fracturas de cadera son producidas por resbalones y caídas al año.

Resbalones y caídas en propiedad ajena en San Diego

Cuando una persona entra en la propiedad de otra persona, pública o una entidad comercial, lo hace con la expectativa razonable de que no les ocurrirá ningún daño durante su visita. En San Diego, los dueños de las propiedades son requeridos por ley de obtener seguros que cubran casos de responsabilidad para visitantes y personas que pasan por sus propiedades. Esto incluye las banquetas de los lugares públicos y residenciales: el gobierno tiene la responsabilidad de mantener las calles y aceras libres de peligros. Si el gobierno y los dueños de propiedades privadas no cumplen con mantener sus propiedades libres de peligro y esto resulta en lesiones, ellos son sujetos a demandas o reclamos por responsabilidad.

La mayoría de caídas, resbalones y tropezones involucran:

  • Aceras resbaladizas y desniveladas, adoquines salientes, o pavimentos desnivelados o irregulares (alrededor del 60% del total de accidentes).
  • Baches
  • Caminos de entrada inclinados
  • Pisos con superficies resbaladizas o pisos cubiertos de aceite, grasa, agua, líquidos, o comida en el suelo
  • Escaleras desniveladas o con pasamanos inadecuados
  • Raíces de árboles
  • Cables, tuberías o cordones en el suelo
  • Pasillos de las tiendas bloqueados por objetos o mobiliario
  • Construcción peligrosa de puentes, incluyendo escombros, agujeros y zanjas
  • Balcones o enrejados inseguros, protecciones de altura inestables
  • Estructuras por reparar
  • Iluminación inadecuada

Las estadísticas del condado de San Diego indican 1.017 muertes accidentales o no intencionales en 2011. Son 32.6 muertes por cada 100.000 residentes en San Diego. Este número está por debajo de la media estatal, pero sigue siendo elevado.

Sin contar el hogar, los resbalones y caídas más frecuentes ocurren en:

Lesiones por resbalones y caídas

Los casos donde la víctima muere debido a una caída ocurren en gran medida entre personas mayores, de 65 años o más, y aumentan con cada década de vida. Sin embargo, hay muchas lesiones que se pueden sufrir por caídas y resbalones:

  • Dolor en una o ambas piernas
  • Fracturas de huesos de extremidades o manos
  • Lesiones cervicales o de columna vertebral
  • Esguinces o dislocaciones
  • Daños en codos y rodillas
  • Fractura de coxis o de cadera
  • Torceduras
  • Nariz o mandíbula rota
  • Contusión, traumatismo craneal o daño cerebral
  • Cortes (si la víctima cayó sobre objetos punzantes o cortantes)

Las lesiones por resbalones y caídas pueden tener consecuencias graves y usted puede verse obligado a someterse a largos y costosos tratamientos médicos y rehabilitación. Su habilidad para trabajar puede verse afectada y usted puede experimentar dolor continuo, con lo que también se incurren daños emocionales y psicológicos que pueden ser cuantificables del mismo modo que los daños físicos.

La responsabilidad por resbalones y caídas

Cuando las condiciones peligrosas del suelo de una propiedad o un lugar de trabajo conducen a lesiones en las empresas, hogares y otros lugares, determinar quién tiene la culpa puede presentar algunas dudas:

  • ¿Quién es responsable de la propiedad, el propietario o el arrendatario?
  • ¿El accidente ocurrió debido a mi conducta imprudente o la negligencia del propietario?
  • ¿Si resbalo y caigo por la acción de un trabajador en el lugar de trabajo, es responsable ese trabajador o el propietario/jefe?
  • ¿Cómo se determina la responsabilidad cuando se produce un accidente entre dos propiedades?
  • ¿Soy responsable de las lesiones de un intruso en mi propiedad?

Las respuestas a muchas de estas preguntas se encuentran en las leyes y en el historial de casos anteriores similares. Para ello, es imprescindible contar con la ayuda de un abogado experto en estos accidentes.

Las lesiones por resbalones y caídas caen bajo el paraguas de responsabilidad de locales, un área de derecho que se refiere a las responsabilidades de un dueño de la propiedad y los deberes de cuidado hacia visitantes y residentes. A menudo, un individuo no es responsable de su propia lesión, sino que dependen:

  • De si el propietario ha causado esa condición de peligro, o
  • De si el propietario conocía esa condición de peligro y no la arregló, o
  • De si el propietario “tenía que haber sabido” que existía esa condición de peligro.

Es muy importante para las personas lesionadas en propiedades ajenas o públicas que, en general, tienen sólo unos meses para presentar una reclamación. Por otra parte, disponer de un abogado le permitirá no tener que conformarse con la primera reclamación que le ofrezcan las compañías aseguradoras, y poder luchar así por obtener la máxima compensación posible por su accidente.

Los daños por lesiones por resbalones y caídas pueden ayudar a compensar a la víctima por discapacidad, el tiempo perdido en el trabajo, la rehabilitación y las facturas médicas, a menudo bastante caras, que pueden acompañar a un resbalón o caída. Las compensaciones por caídas en el trabajo superan los $70 billones al año (NSC). Son el 16% de las reclamaciones, y el 26% de los costes de reclamaciones por daños y perjuicios en el trabajo.

En ese sentido, si se sufre un accidente de resbalón o caída, es importante seguir estos pasos:

  • Tomar fotografías del lugar, siempre que sea posible
  • Recopilar información personal de cualquier testigo visual
  • Si está en un lugar público o en un comercio, puede hacer un informe de accidente. El director del lugar debe asistirle.
  • Si el causante de la caída es un objeto, guárdelo, así como el calzado que llevaba.
  • Contacte con un abogado experto en accidentes en su área para disponer de asesoramiento y conocer sus derechos.